subscribe: Posts | Comments | Email

Diarios de Viaje 1 – camino a El Maitén

0 comments


Noviembre de 2007  fue el mes de nuestro primer viaje recorriendo la Patagonia en toda su extensión. Descubre Patagonia era un proyecto que veníamos gestando hacía un tiempo, y este era el viaje clave que decidía si íbamos a realizarlo. El reto era descubrir la Patagonia con nuestros ojos y certificar las maravillas que nos contaban de ella.


Salimos de Bariloche con rumbo sur.  La premisa era evitar el asfalto y ¡vaya que lo logramos! el primer desvío que encontramos fue nuestro y ya al poco tiempo de partir nuestra aventura había comenzado.

Sin un plan de viajes programado, éramos como chicos que esperan ser sorprendidos, por fortuna, estábamos en el lugar indicado. El camino al Maitén posee vistas que tienen un encanto entre lo agreste y lo pintoresco y sus colores se alternan en todo su recorrido.

Lo primero que hicimos al llegar fue ir a la oficina de turismo a preguntar si estaba en servicio La Trochita. La respuesta fue negativa. “No estamos en temporada” dijeron pero sugirieron visitar el museo ante nuestra cara de decepción. Es que las ganas de fotografiar La Trochita nos superaba y cuando les contamos del proyecto que teníamos en mente, nos recordaron que ese día habían tenido un servicio especial que llegaba desde Trelew. “Si se adelantan probablemente la crucen en alguna parte del camino” dijeron.

Salimos sin pensarlo. Desde el camino podíamos ver el recorrido de las vías por lo que seguimos hasta la próxima estación, un pequeño poblado rodeado de paisajes que parecen hacerle culto a la belleza de lo ambiguo: la estepa y el Bosque Andino pelean sus fronteras.

El nombre de la estación, Leleque, era sólo el comienzo de lo que estábamos por descubrir: la gente de la Patagonia, con una identidad que parece mimetizarse con el entorno, un encanto que nos iría atrapando a medida que avanzábamos.

Casi en sincronía con nuestra llegada se escuchaba el silbato del tren. Francisco salió corriendo para poder capturar su llegada a la estación. Yo, en cambio, aguardé en el poblado. En ese momento me sentía el observador de una escena de película: los chicos del lugar finalmente eran sorprendidos por la locomotora de principios de siglo pasado, que lentamente iba entrando a la pequeña estación ubicada entre montañas, mientras sus particulares pobladores la recibían.

Era algo que habíamos buscado desde hacía mucho tiempo. Casi sin darnos cuenta, Descubre Patagonia comenzaba a convertirse en realidad. En esos viajes se hacían historias para contar. Relatos de viajes que aún continúan haciéndose realidad.

Mariano Cigna / Francisco Cigna

Referencias de El Maitén:

Su belleza impacta, conmueve, emociona. Por eso, desde Descubre Patagonia queremos recomendarlo como un destino no convencional, pero igual o aún más maravilloso que el resto. Se trata de El Maitén, un valle ubicado en la Patagonia Argentina que fue pulido por la erosión de los glaciares y se convirtió en un espacio particular de la geografía sureña, ya que es el punto de transición entre la Estepa y el Bosque Andino Patagónico.

Ubicado a orillas del Río Chubut y con una pequeña población de 3500 habitantes, este pueblo se diferencia del resto de las localidades de la Comarca por la diversidad de su paisaje y por la presencia de La Trochita, el viejo expreso patagónico. Rodeado de pájaros silvestres, una vegetación colorida y leyendas de hadas y duendes mágicos que lo sobrevuelan, El Maitén es un pueblo ideal para soñadores. Un espacio de magia.

Para llegar hasta El Maitén hay que transitar rutas de ripio hasta llegar a su casco urbano, ubicado a tan sólo 5 kilómetros al sur del paralelo 42. Este pueblo se encuentra asentado sobre la margen derecha del Río Chubut, rodeado de formaciones rocosas y vegetación virgen nativa como coihues, cipreses, ñires y lengas, entre otros.

La presencia de La Trochita es, sin dudas, uno de los motivos que mantiene vivo a este  pueblo pastoril y rural que se ha desarrollado sus últimos años en torno a ese Antiguo Expreso Patagónico. La “Fiesta nacional del tren a vapor”, por ejemplo, es un evento que se celebra de manera anual intentando impulsar la actividad ferroviaria y aprovechando el atractivo turístico que representa ese tren para sus pobladores.

Entre los atractivos de la zona se destaca el Cerro Azul, con su nieve permanente, que permite un ascenso lento y una vista incomparable. La formación rocosa llamada “La bella durmiente” es también otra de las excursiones recomendables para hacer, ya que se asemeja a una mujer en estado de reposo. El Cerro La Cruz es ideal para realizar prácticas de andinismo, caminatas o safaris fotográficos. ¿Lo imperdible? Un paseo en La Trochita, una visita al Museo Ferroviario y a los talleres del lugar.

Para más información de La Trochita:

http://www.descubrepatagonia.com/esquel-pn-los-alerces/actividades/la-trochita/

http://www.latrochita.org.ar/

Comments are closed.